Implantes

El implante dental es similar a una raíz artificial. Puede reemplazar a una o más raíces de dientes ausentes, para estabilizar y dar soporte a una prótesis (corona, puente o prótesis).

El material de los implantes dentales es el Titanio, material de elección en cirugía implantaria asociado a compatibilidad biológica y buena resistencia mecánica. Nuestra clínica emplea los materiales de implantología de máxima calidad en el mercado, que permiten una mayor confianza en la osteointegración y durabilidad.

La colocación de los implantes dentales se realiza mediante una intervención simple y sin dolor, bajo anestesia local. Así es posible insertar estas raíces artificiales en el hueso remanente para luego una vez osteointegrados, reconstruir la parte externa del diente con prótesis devolviendo la función y estética.

La correcta colocación de los implantes dentales necesita de una cuidadosa planificación y preparación previa a la intervención con la ayuda de exámenes de diagnóstico complementarios: tales como la radiografía, el escáner, modelos de estudio, etc.

Actualmente la colocación de implantes dentales se considera la mejor alternativa para reemplazar piezas dentarias perdidas, ya que ofrecen como mayor ventaja evitar el tallado de los dientes vecinos como en el caso de los puentes fijos convencionales. Por otro lado ayuda a mantener el hueso maxilar, evitando así su atrofia.

Algunos consejos:

-El Implante Dental permite reemplazar 1 o más dientes sin afectar los otros dientes ofreciendo una prótesis fija y a la vez confortable.

-Un solo diente ausente puede desestabilizar toda la boca. Si el diente perdido no es reemplazado, este es el primer paso de un proceso de edentación múltiple.

-Si lleva ya Implantes dentales, debe, como todos los portadores de implantes, tener una higiene dental extremadamente rigurosa y efectuar sus controles muy regularmente.

Consejos después de una intervención quirúrgica:

Reposo: Después de abandonar la clínica dental, evite cualquier actividad vigorosa o esfuerzo físico violento.

DOLOR: Tome los analgésicos prescritos antes de que aparezca el dolor, dentro de la hora siguiente a la intervención. Evite la aspirina.

SANGRADO: el sangrado puede persistir durante las primeras 24 horas. Evite los enjuagues bucales el primer día (de ser posible 2).

Si el sangrado se convirtió en importante, coloque directamente sobre el lugar que sangra uno o dos compresas estériles (gasas) y mantenga la presión con los dientes durante 20-30 minutos.

ALIMENTACIÓN: Evitar cualquier alimento caliente el primer día.

EDEMA: Posterior a una Cirugía oral puede presentarse inflamación. La mejilla puede hincharse, esta hinchazón desaparece entre el tercer y el séptimo día.

Para limitar el edema, aplique una bolsa de hielo en la mejilla de 15 a 30 minutos solamente, para evitar quemaduras por frío. Renovándola de ser necesario.

Muy excepcionalmente, un hematoma (color azul) puede aparecer en la mejilla y/o cuello en los días siguientes. Esto no es grave y va a desaparecer en unos pocos días.

HIGIENE BUCAL: Se debe continuar con el cepillado de los dientes y las encías como siempre, teniendo cuidado en la zona intervenida.

El ALCOHOL y el tabaco están formalmente contraindicados durante 10 días: alteran la coagulación y atrasan la cicatrización.